Una guía rápida sobre cómo lavar una manta tejida
Una guía rápida sobre cómo lavar una manta tejida | Limpieza interna>Mantas

Una guía rápida sobre cómo lavar una manta tejida

Hay dos formas efectivas y adecuadas de lavar una manta de punto: lavarla a mano o lavarla a máquina. Independientemente del método que utilice, es esencial saber cómo cuidar y mantener adecuadamente estos tesoros hechos a mano si desea que duren años.

Hay otras preguntas molestas sobre las mantas de punto que quizás quieras responder, como con qué frecuencia debes lavarlas y guardarlas adecuadamente. ¡Siga leyendo y le proporcionaremos las respuestas que necesita para evitar dañarlos!

Cómo lavar una manta tejida

Antes de pasar al proceso de cómo lavar una manta de punto, es posible que desee detenerse en qué método usar. Hay dos opciones a considerar: hacerlo con las manos o usar una lavadora. Ten en cuenta el tipo de hilo de la manta para ayudarte a decidir.

Para las mantas hechas de materiales delicados como lana, cachemira o alpaca, puedes usar un método de lavado de manos para evitar cualquier daño. Mientras tanto, use una lavadora para manipular aquellos con material más resistente (poliéster, algodón o acrílico).

Lavado de manos

Paso # 1. Utilice un detergente adecuado para lavarse las manos

Necesita uno que sea suave, no solo en la manta sino también en sus manos. Esto te ayudará a lavar la manta sin dañar su textura, color y forma.

Si está lavando lana, elija un detergente con lanolina. Este aceite ayuda a conservar las fibras de lana.

Paso # 2. Verifique la etiqueta de la manta para saber su tipo de material

Las fibras delicadas deben lavarse a mano. Es necesario revisar las etiquetas, ya que la mayoría tiene instrucciones de lavado, como etiquetas de cuidado de las telas.

Paso # 3. Enjabónalo

Llene una palangana o tazón con agua fría y mezcle detergente. Remoja la manta en agua.

Agítelo suavemente para ayudar a que la manta absorba el agua. No presione ni agite demasiado la manta, ya que podría estirarla.

Paso 4. Enjuaga la manta tejida

Enjuague con agua fría hasta que no tenga jabón. No lo exprimas demasiado, ya que esto podría provocar que se afieltra o se estire.

Paso # 5. Déjelo secar al aire

Es necesario secar delicadamente los hilos de algodón y el pelo de los animales. Apriete la manta para eliminar el exceso de agua y enróllela en una toalla.

Lavado a máquina

Paso # 1: Elija el detergente adecuado

Al igual que con el lavado de manos, debe elegir un detergente suave. Para algodón o fibras sintéticas, use un detergente suave.

Paso 2: use una herramienta de seguridad

Si su manta es de acrílico, algodón o poliéster, colóquela dentro de una bolsa de lencería y luego colóquela dentro de la máquina. Luego, sepárelo de la ropa o los artículos con botones o cremalleras.

Paso 3: agregue el detergente

Agregue un poco de detergente y encienda la máquina. Seleccione un ciclo de prensado permanente o delicado.

Paso 4: déjelo secar

Coloque una cortina de ducha (o lona) sobre una superficie grande y sosténgala. Una cama o piso sería ideal. Encima, coloque una sábana blanca o toallas secas.

Dale nueva forma a la manta tejida y colócala sobre la sábana. El proceso de secado dura unas 24 horas. Gírelo periódicamente para que se seque de manera uniforme.

¿Es recomendable usar una secadora?

Si el material es lino sintético, fibra o hilos de algodón, puede continuar y usar una secadora. Tenga en cuenta que solo debe secar en secadora ropa de cama a bajas temperaturas.

¡Tenga cuidado de no secarlo demasiado! Puede quemar la tela de esta manera, por lo que solo debe conformarse con una temperatura de baja a media.

Si no está seguro del tipo de hilo o material, podría ser más seguro secar la manta al aire.

¿Con qué frecuencia debe lavar una manta tejida?

Las mantas de punto no requieren un lavado frecuente. Puedes lavarlos una vez por temporada. Eso es a menos que tengas compañeros de cuarto o mascotas desordenados.

Si es el caso de compañeros de casa desordenados, puedes lavarlos si los consideras sucios o malolientes. Solo tenga en cuenta la forma correcta de limpiar y almacenar estas mantas para no dañarlas.

¿Cuál es la forma correcta de guardar una manta tejida?

Si no lo está usando, puede doblar la manta tejida y guardarla dentro de una bolsa de plástico cerrada, un recipiente de plástico o una bolsa de algodón para mantenerla libre de polvo y suciedad. Puedes colocarlo dentro de un rincón fresco dentro del armario.

No los guarde en el ático o en el sótano. La humedad no será adecuada para la tela. Además, evite colocarlos cerca de botones o cremalleras, ya que pueden causar daños.

Para evitar que las plagas se alimenten y hagan un hogar en su manta, puede usar bolas de cedro o hierbas secas para mantenerlas alejadas. Para mantener alejadas a las polillas, puede utilizar aceites esenciales como clavo, madera de cedro, lavanda y romero.

Conclusión

Las mantas de punto son tesoros queridos y preciosos que le brindan una comodidad y calidez infinitas. Siendo los tesoros que son, es necesario mantenerlos en buenas condiciones. Para hacer eso, necesita saber cómo lavar una manta de punto y guardarla adecuadamente.