Cómo empezar con semillas de hibisco. 4 pasos hacia el éxito
Cómo empezar con semillas de hibisco. 4 pasos hacia el éxito | Plantando

Cómo empezar con semillas de hibisco. 4 pasos hacia el éxito

  • Categoría de la entrada:Plantando

Saber cómo comenzar con semillas de hibisco no se limita a obtenerlas y germinarlas, sino que debe abordar cuatro pasos a fondo. Este artículo lo ayudará a asegurarse de que terminará con plantas de hibisco vigorosas que comiencen a partir de semillas. Uno no debe dejarse intimidar al cultivar una planta a partir de semillas porque es relativamente simple.

Al ser una planta tropical, debes recordar que las semillas de hibisco solo crecerán con éxito si imitas su entorno natural. Puede utilizar apolytunnel para iniciar las semillas y proporcionar las condiciones que prefieran. De esta manera, cultivarás plántulas fuertes y saludables que sobrevivirán al trasplante al aire libre más adelante.

Paso # 1. Preparación de semillas

Después de recolectar semillas de hibisco de sus flores después de que se desvanecen, tiene la opción de sembrarlas en su jardín de inmediato. Sin embargo, esto solo es posible en áreas donde su temporada de otoño todavía proporciona una condición libre de heladas. Si el riesgo de un clima helado es mayor en su ubicación, es mejor comenzar las semillas en el interior.

Prepare las semillas de hibisco primero cortándolas con papel de lija. Este paso es crucial, o la humedad no entrará en las semillas, evitando así la germinación. También debería acortar el tiempo de espera para brotar a solo un mes o menos.

Una vez que hayas cortado las semillas, no olvides remojarlas durante la noche en agua tibia. Una hora también debería ser suficiente, pero dejarlos en remojo durante la noche antes de plantarlos al día siguiente es más ventajoso. La escarificación de las semillas combinada con el remojo en agua debe impulsar el proceso de germinación y prepararlas para la siembra.

Paso # 2. Sembrando

Una vez que haya preparado las semillas, debe estar listo para sembrarlas en un recipiente. Puede usar cualquier maceta siempre que tenga un orificio de drenaje, pero también puede usar bandejas de semillas para cultivar múltiples plantas de hibisco. Un medio adecuado es cualquier mezcla de semillas, siempre que esté libre de fertilizantes.

Asegúrese de haber humedecido el medio primero para ayudar a que broten las semillas. Sin embargo, la mezcla no debe estar empapada, ya que esto puede causar podredumbre. Una vez que haya revisado todo, siembre las semillas a media pulgada de profundidad.

Paso 3. Germinación

La germinación de semillas de hibisco no debería intimidarte porque ya las has cortado y remojado de antemano. Más aún, aquellos que han colocado los contenedores o bandejas en el túnel de polietileno deberían tener más facilidad para germinar las semillas porque las condiciones son estables. Recuerde que los climas extremos y fluctuantes son problemáticos para la germinación de semillas.

Por lo tanto, cuando empiece a cultivar semillas de hibisco en interiores, seleccione un lugar cálido y cubra sus recipientes para mantener el ambiente húmedo para ellos. Su mantenimiento en este punto es monitorear el medio y evitar que se seque. Una vez que las semillas broten, retire la cubierta y colóquelas debajo de las luces de cultivo para acelerar su desarrollo.

Paso 4. Adelgazamiento y trasplante

Debe estar listo para trasplantar sus plantas jóvenes de hibisco en sus plantas individuales una vez que desarrollen hojas y tallos leñosos. Sin embargo, tenga cuidado al manipular las plántulas, ya que sus tallos aún no son fuertes y pueden doblarse fácilmente. Para ayudar aún más con su establecimiento, comience a fertilizar también con un fertilizante soluble en agua diluido.

Según Clemson Cooperative Extension, puede esperar que las plantas de hibisco florezcan inmediatamente en su primer año si las siembra en el interior antes de la última helada en primavera. Sin embargo, recuerde controlar sus plantas y trasladarlas a contenedores de tamaño adecuado a medida que crecen y solo plantar al aire libre cuando el clima no esté en riesgo de heladas.

No sería un problema mantener las plantas de hibisco en el invernadero, especialmente cuando las condiciones al aire libre aún son gélidas o fluctuantes. Pero si elige trasplantar, recuerde aclimatar sus plantas gradualmente para evitar el impacto del trasplante. Las plantas de hibisco sanas maduras y bien establecidas deben sobrevivir en el jardín al aire libre sin contratiempos.

Cómo trasplantar un hibisco

Para ayudarlo a asegurarse de que cultivará plantas de hibisco saludables, aprenda a trasplantarlas correctamente. Debe seleccionar un área que imitará su entorno tropical natural. El hoyo de las plantas debe anticipar el crecimiento de la raíz de la planta y la parte superior debe estar al mismo nivel que la superficie. Llene el hoyo después de plantar y remoje la tierra para ayudar con el establecimiento.

Cuidando el hibisco

Ubicación

Las plantas de hibisco florecerán bien si reciben al menos seis horas de luz solar todos los días. También debe asegurarse de que la temperatura esté siempre entre 60 y 90 ° F, ya que las condiciones frías son perjudiciales para el hibisco. Sin embargo, tenga en cuenta las condiciones de abrasión y proporcione sombra si es necesario.

Agua y fertilizantes

Además de la luz solar, el agua también juega un papel importante en la floración del hibisco. Asegúrese de que no se sequen durante la temporada de verano y luego disminuya la cantidad una vez que el clima comience a enfriarse. Recuerde que el riego excesivo también es perjudicial para las plantas.

También puede aumentar sus floraciones alimentándose con fertilizantes con alto contenido de potasio en el verano. Algunos jardineros también se alimentan una vez al mes y luego dejan de fertilizar en el invierno como parte del mantenimiento. Un fertilizante de liberación lenta sería lo mejor para este régimen.

Conclusión

Las plantas de hibisco ofrecen muchas técnicas de propagación, pero también puede considerar comenzarlas a partir de semillas. Aprender a cultivar semillas de hibisco ni siquiera es complicado y es posible cultivar plantas vigorosas para trasplantar. La mejor manera de hacer esto es sembrando en el interior y permitiendo que las condiciones y prácticas estables fomenten la germinación.

Una vez que las semillas broten, puede trasplantarlas en macetas individuales y aclimatarse antes de plantarlas permanentemente al aire libre. Las condiciones requeridas del hibisco no son diferentes de otras plantas tropicales. Tenga en cuenta el riego y el clima extremo, y sus plantas deberían prosperar con éxito.