¿Por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua?
¿Por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua? | Plantando

¿Por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua?

  • Categoría de la entrada:Plantando

Si tiene curiosidad sobre por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua, la explicación más simple es que el agua es esencial para la fotosíntesis y la supervivencia en condiciones difíciles. Recuerde que el agua es un factor limitante para la fotosíntesis, y es una de las cosas que debe asegurarse de proporcionar a las plantas que cultiva. Si cultiva alguna especie de planta, es el conocimiento en estas áreas lo que debe comprender para evitar inconvenientes.

A continuación se muestra una explicación fácil de entender de la importancia de este mecanismo y cómo las plantas realmente lo hacen. Puede utilizar la información al cultivar y mantener sus plantas correctamente. Por último, no olvide proporcionar las condiciones de crecimiento y el entorno ideales para sus plantas utilizando estructuras como invernaderos o cubiertas en el jardín.

¿Por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua y cómo se hace?

Recuerde que la temperatura y el agua son factores influyentes para que las plantas realicen la fotosíntesis. Por lo tanto, las plantas pueden luchar en condiciones que limitan estas áreas, por lo que deben adaptarse y conservar el agua. Este artículo discutirá dos formas en que las plantas controlan la pérdida de agua en breve.

Pero, ¿por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua? Con el tiempo, diferentes especies de plantas, como los cactus, han evolucionado específicamente para mejorar la retención de agua. Además de que el agua es un factor limitante de la fotosíntesis, el control de la pérdida de agua ofrece beneficios como enfriamiento, mejor absorción de nutrientes y soporte en la estructura a medida que la planta transpira.

Por definición, la transpiración se refiere a la pérdida de agua en las plantas a través del vapor de agua. Este es un proceso beneficioso ya que las plantas lo necesitan para el enfriamiento por evaporación, la adquisición de nutrientes del suelo, el intercambio de gases y la absorción de agua. Sin embargo, las plantas necesitan controlar la pérdida de agua porque es vital para impulsar los procesos bioquímicos.

Si el agua es importante para las plantas, ¿por qué las plantas necesitan perderla para varios procesos?

En general, las plantas dependen del agua para su crecimiento y productividad. Las plantas siempre deben encontrar el equilibrio entre la fotosíntesis y la transpiración y esto solo es posible controlando la pérdida de agua. Ambos procesos son vitales para las plantas, pero existen riesgos a los que se enfrentan regularmente, especialmente en condiciones difíciles.

Cómo controlan las plantas la pérdida de agua

Antes de que este artículo discuta los dos métodos para controlar la pérdida de agua, vale la pena señalar los factores que afectan la tasa de transpiración. Incluyen luz, agua del suelo, temperatura, humedad y viento. Controlar estos factores ambientales es algo que debe tener en cuenta para ayudar a prevenir la pérdida de agua en sus plantas.

Método n. ° 1. A través de las hojas

Las plantas pueden reducir la transpiración, que controla la pérdida de agua usando los pelos y capas de sus hojas. Notarás los recubrimientos cerosos en las hojas que emiten un tinte gris en la superficie, pero algunas plantas también tienen pelos blancos reflectantes. Estos recubrimientos ralentizan el movimiento del aire y reducen la temperatura de la planta para conservar el agua.

Además de tener recubrimientos en la superficie de las hojas, algunas plantas también se han adaptado para tener hojas más pequeñas. Recuerde que tener una superficie foliar más pequeña también significará menos estomas. Y los estomas son la parte de las hojas por donde escapa el agua.

Por lo tanto, menos estomas de la superficie de las hojas más pequeñas reducen la pérdida de agua, como es evidente en las plantas adaptadas a climas áridos. Más aún, hay plantas que incluso tienen sus estomas solo en la epidermis inferior. Es interesante notar esto ya que la hoja tiene tres capas, y la parte que está húmeda y responsable de la fotosíntesis es la que está en el medio.

Método n. ° 2. Mecanismos estructurales y fisiológicos

Además de tener menos estomas o áreas de superficie más pequeñas en las hojas, las plantas también han desarrollado mecanismos estructurales para controlar la pérdida de agua. Por ejemplo, las plantas usan celdas de almacenamiento de agua y las usan después de absorber agua a través de las raíces.

Almacenamiento de agua en hojas y tallos

El agua no se perderá, pero seguirá estando disponible cuando la planta la necesite. Dependiendo de la especie, el almacenamiento de agua pueden ser las hojas o los tallos de la planta. Por otro lado, también existen mecanismos fisiológicos para ayudar a las plantas a conservar el agua.

Fotosíntesis especializada

Por ejemplo, las plantas pueden controlar la pérdida de agua mediante un método de fotosíntesis que han desarrollado con el tiempo. Esto es cierto con la mayoría de las plantas que prosperan en climas secos donde regulan la apertura de sus estomas. Estas plantas pueden almacenar dióxido de carbono de manera eficiente para su uso durante el día y usar los estomas solo por la noche.

Con este mecanismo, las plantas no corren el riesgo de pérdida de agua durante la sequía debido a la menor tasa de metabolismo. Por lo tanto, pueden mantener los mecanismos críticos que requieren humedad para sustentar la vida.

Conclusión

Es increíble cómo las plantas se han adaptado a las condiciones desafiantes para sustentar la vida. Sería curioso saber por qué las plantas necesitan controlar la pérdida de agua como se presenta en diferentes especies. En general, el agua es crucial para los procesos bioquímicos de las plantas, incluida la fotosíntesis.

Por lo tanto, encontrará hojas que tienen una superficie foliar más pequeña, menos estomas, plantas con almacenamiento de agua y fotosíntesis especializada para combatir la pérdida de agua. Recuerde que las plantas necesitan enfriamiento por evaporación, absorción de nutrientes y agua e intercambio de gases, pero esto solo es posible con la transpiración. En climas y entornos desafiantes, las plantas han creado mecanismos para garantizar que la pérdida de agua no tenga un efecto drástico en sus vidas.